Type Here to Get Search Results !

Mangakadō
























Mangakadō
Término japonés
Kanji漫画家道
Hiragana?
Osamu Tezuka, dibujante de historietas japonés, "abuelo" de los mangakas, con su característica boina.

Fotografía de origen desconocido.

En la tradición japonesa, el mangakadō (漫画家道, mangakadō) es un término traducido como "el camino del dibujante de historietas".

Es un código ético estricto y particular al que muchos mangakas (o dibujantes de cómic, en japonés) entregaban sus vidas a un editor, que exigía dedicación absoluta y plazo de entrega hasta la terminación de la obra. Si un mangaka fallaba en mantener su plazo de entrega, podía recobrar su honor practicando el seppuku (suicidio ritual). Se dice que desde pequeño, el mangakadō era inculcado a los japoneses de la clase dirigente incluso antes de despegarse del pecho de la madre.








Contenido




  1. Siete virtudes

  2. Personalidades asociadas con el mangakadō

  3. Véase también






Siete virtudes[editar]


En su forma original, se reconocen en el bushidō siete virtudes asociadas: Rectitud, Coraje, Benevolencia, Respeto, Honestidad, Honor y Lealtad.

  • 義 - Gi - Rectitud (decisiones correctas)


Sé honrado en tus tratos con todo el mundo. Cree en la justicia, pero no en la que emana de los demás, sino en la tuya propia. Para un auténtico samurái no existen las tonalidades de gris en lo que se refiere a honradez y justicia. Sólo existe lo correcto y lo incorrecto.

Álzate sobre las masas de gente que temen actuar. Ocultarse como una tortuga en su caparazón no es vivir. Un samurái debe tener valor heroico. Es absolutamente arriesgado. Es peligroso. Es vivir la vida de forma plena, completa, maravillosa. El coraje heroico no es ciego. Es inteligente y fuerte. Reemplaza el miedo por el respeto y la precaución.

Mediante el entrenamiento intenso, el samurái se convierte en rápido y fuerte. No es como el resto de los hombres. Desarrolla un poder que debe ser usado en bien de todos. Tiene compasión. Ayuda a sus compañeros en cualquier oportunidad. Si la oportunidad no surge, se sale de su camino para encontrarla.

Los samuráis no tienen motivos para ser crueles. No necesitan demostrar su fuerza. Un samurái es cortés incluso con sus enemigos. Sin esta muestra directa de respeto no somos mejores que los animales. Un samurái recibe respeto no sólo por su fiereza en la batalla, sino también por su manera de tratar a los demás. La auténtica fuerza interior del samurái se vuelve evidente en tiempos de apuros.

Cuando un samurái dice que hará algo, es como si ya estuviera hecho. Nada en esta tierra lo detendrá en la realización de lo que ha dicho que hará. No ha de "dar su palabra", no ha de "prometer", el simple hecho de hablar ha puesto en movimiento el acto de hacer. Hablar y hacer son la misma acción.

  • 名誉「名譽 - Meiyo - Honor


El auténtico samurái sólo tiene un juez de su propio honor, y es él mismo. Las decisiones tomadas y cómo son llevadas a cabo reflejan quién es verdadero ser de sus ejecutores. Nadie puede ocultarse de sí mismo.

Haber hecho o dicho "algo" significa que ese "algo" le pertenece. Es responsable de ello y de todas las consecuencias que le sigan. Un samurái es intensamente leal a aquellos bajo su cuidado. Para aquellos de los que es responsable, permanece fieramente fiel. Las palabras de un hombre son como sus huellas: puedes seguirlas donde quiera que él vaya.

Personalidades asociadas con el mangakadō [editar]


Algunos personajes importantes en la creación y desarrollo del mangakadō son:


Vease también


Manga: http://es.wikipedia.org/wiki/Manga
Mangaka: http://es.wikipedia.org/wiki/Mangaka
Artículo modificado del original: Bushidō http://es.wikipedia.org/wiki/Bushido
Tags